Cayeron en los NBA Playoffs 2018 por 4-0 en la primera ronda ante los Pelicans. En 2019, manteniendo el bloque, se han resarcido.

https://twitter.com/@maestrebasket

24/04/2019 14:12

No es una venganza directa, pero se puede utilizar el término para esta situación. Si se prefiere un verbo en vez de un sustantivo, resarcirse o redimirse también se aceptan. Sólo han pasado una ronda de playoffs, pero ya da para explicar y hablar bien de lo que ha conseguido Portland Trail Blazers

Hace un año los de Oregón se iban de vacaciones forzosas. Habían llegado como tercer cabeza de serie, al igual que este año, pero los Pelicans de un gran Anthony Davis y de un sorprendente Nikola Mirotic les pasaron por encima4-0 y sin digestión. Les pilló en forma y la derrota de un modo tan contundente rompió muchos esquemas que habitaban en el libro de estilo de Terry Stotts y su staff, que ha trabajado muy bien los últimos años y veía cómo una construcción sostenida se quedaba al borde del abismo.

La plantilla es una de las joyas preciadas, aparte de que Stotts sea un buen entrenador, la ciudad esté comprometida y demás componentes que complementan. Se lleva trabajando en dar forma a una bicefalia con Damian Lillard y C.J. McCollum, pero rodear a dos estrellas de jugadores de nivel que no desentonen entre sí sin grandes ayudas mediante el draft es harto complicado y es algo que en Portland han conseguido con creces. Ahora bien, que alguien como Jusuf Nurkic, referencia en la pintura, se lesione en el mejor partido de la temporada para casi un año y la respuesta de los demás sea revertirlo como lo han hecho… Se veía que se quedara Enes Kanter como pívot titular podía ser un problema; bueno, ante una torre pétrea contrastada como Steven Adams se ha visto que no lo es tanto. Ésa es la contestación a los que dudan, ésa también es al dulce venganza. 

La serie ante los Thunder ha sido de alto voltaje. Se llevaban esperando desde la fase regular. Los excesos de Dennis Schröder en el tercer partido, haciendo el gesto del reloj característico de Lillard cuando iba ganando por quince, o el pique extremo con Russell Westbrook terminado con la mano de Lillard marcando el adiós con la mayor retranca posible se les han vuelto en contra a una Oklahoma que hiperventila con otro sonado fracaso.

Ahora toca esperar rival para las semifinales de la Conferencia Oeste. Será Denver Nuggets o San Antonio Spurs [En el momento de redacción de este artículo, 3-2 a favor de los Nuggets]. Van por el lado débil del cuadro y podrían dar una campanada sonora. El terreno está preparado y por fin, tras un año de anticiclón, la lluvia esperada llegó: sólo esperan que dentro de unas semanas puedan recoger los frutos.