No será fácil convencer al PSG de que se sienten a negociar por debajo de los 30 millones por el crack uruguayo en que a día de hoy ha fijado su salida, si bien el Atlético no dará su brazo a torcer hasta conseguir que Cavani vista de rojiblanco antes del 1 de febrero.

El parisino es una alternativa de casi una garantía de gol ante la incapacidad de Joao Felix para marcar goles como lo hacía Griezman, la incógnita de como volverá Diego Costa tras tres meses de lesión y la falta de minutos.