La suspensión de la temporada de fútbol, prácticamente a nivel mundial, obligó a los equipos a tomar medidas bastante agresivas para no poner en riesgo sus finanzas y, aunque desde algunos lados los jugadores se han mostrado abiertos a los cambios, otros cientos de futbolistas no quieren poner en riesgo sus ganancias y no parecen tan dispuestos a negociar algunos cambios.

En ese sentido, Bayern Munich fue uno de los primeros clubes de renombre internacional cuyos jugadores aceptaron que se les bajaran los sueldos, mientras que Barcelona cuenta con un plantel mucho más exigente y no habría accedido al primer planteamiento realizado por la dirigencia, al considerarlo exagerado.

En el caso colombiano, aunque se sabe que en algunos casos en particular los salarios son excesivos, los futbolistas no comparten esta decisión. Pese a ello, equipos como Millonarios ya tomaron medidas y decidieron recortar el sueldo de los jugadores de altos ingresos y ese porcentaje que se les reste será compensado más adelante cuando la institución ya esté recibiendo los ingresos por boletería y televisión, entre otros, con normalidad.

La situación para los clubes colombianos es complicada y, en varios casos, los futbolistas del país no están en condiciones de recibir menos dinero del que reciben o dar por suspendidos sus contratos mientras se reanuda la actividad, algo que propuso el presidente de Cúcuta Deportivo, José Augusto Cadena, quien ha tenido varios problemas por este tema, sin embargo, instituciones como Santa Fe apuntan a la reducción de salarios sin ninguna clase de retroactivo o de compensación posterior por esta rebaja intempestiva.

A la espera de lo que decida el Ministerio del Trabajo de Colombia, lo único claro es que a diferencia del fútbol europeo, en Colombia las condiciones y los contratos son muy diferentes, por lo que las medidas que se aplican en el ‘Viejo Continente’ no se presentan como buenas alternativas para este lado del mundo.