Ferrari en problemas con la tensión de Vettel y Leclerc que ya no se soportan

Leclerc y Vettel dos corredores de calidad, dos grandes y pertenecientes al equipo Ferrari que también se ha posicionado en buen nivel en lo que corresponde a las carreras, además de que las últimas actualizaciones y adquisiciones han generado mejoras en su competitividad, como el nuevo motor que ha sido cuestionado por su capacidad y se han dado acusaciones de no cumplir los parámetros normales.

Pero más internamente Ferrari presenta un problema que lo está llevando a tener que dispensar de uno de sus corredores estrellas, pero como si Vettel ha sido su conductor de primera mucho tiempo, pero ahora quien se está posicionando como el mejor de los dos es Leclerc, la competencia entre estos dos corredores ya se ha llevado al campo de competencia donde en ocasiones se han faltado a ciertas normas o acciones que debían realizar para con su compañero.

Leclerc en su momento debía hacer el Rebufo (ceder el puesto a Vettel) pero no lo hizo se abstuvo de dar la posición a lo que Vettel contestó con otra acción en otra competencia, se suponía que debía regresar la posición a Leclerc pero de igual modo que lo había realizado anteriormente su compañero de Scuderia se negó a hacerlo, todos estos actos han declarado a Vettel como la vergüenza para Ferrari.

Ferrari en problemas con la tensión de Vettel y Leclerc que ya no se soportan

Una de las razones de Vettel para su comportamiento es que no desea que pase con él lo mismo que sucedió con Raikkonen, afirma tener experiencia y astucia, pero no comprende que en ocasiones hay que darle paso a lo nuevo, Seb no entiende que aun que ya las tuvo todas como por ejemplo cuando estaba en Red Bull pero en su momento él era el joven que emergía.

“Binotto tendrá que trabajar los próximos días en calmar los ánimos, Ferrari claramente ha progresado mucho en las últimas semanas, pero todavía tiene algunos inconvenientes internos respecto a sus dos pilotos” comentó Ross Brawn, quien fue el segundo de Jean Todt en los tiempos de gloria de Ferrari con el afamado corredor Michael Schumacher.